martes, 5 de abril de 2011

GESTION DE MEMORIA

Otro de los problemas que debe resolver el sistema  operativo es el de la asignación de memoria al programa o programas que se encuentren en ejecución. Tiene que llevar la cuenta de que partes se están usando y cuáles no.
El método más sencillo de gestión de memoria consiste en tener, en cada instante, un solo proceso en memoria principal, disponiendo éste de toda la memoria disponible. En este caso, la memoria se divide entre el sistema operativo y el proceso de usuario.
Se pueden ver las distintas posibilidades en el siguiente gráfico: (1), (2), (3) de la figura :
El sistema operativo se puede situar al principio de la memoria RAM (1) (memoria de acceso directo), al final de está o al final en una memoria ROM (2) (memoria de sólo lectura). Otra posibilidad (3) es separar del sistema operativo la parte correspondiente a los manejadores de los distintos dispositivos y situarla en una memoria ROM dejando el resto del sistema operativo en memoria RAM.
Con la aparición del concepto de multiprogramación para optimizar la utilización de la computadora, la gestión de la memoria ya no resulta tan sencilla. El sistema operativo tiene que asignar un trozo de memoria a cada proceso. Además tiene que proteger a unos procesos de otros de forma que un usuario no pueda acceder a los datos de otro usuario. En el gráfico e la figura, se muestra una posible ejecución y la correspondiente asignación de memoria de cuatro procesos A, B, C y D a lo largo del tiempo.
Comienza ejecutando el proceso A; mientras que ejecutándose A, otro usuario ordena la ejecución del proceso B. Posteriormente, el proceso A termina su ejecución y libera la memoria que estaba utilizando. Más tarde surgen los procesos C, D y se les asigna su correspondiente espacio de memoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada